¿Cuántas páginas tiene el libro Otra vez tú?

¿Cuántas páginas tiene el libro Desde mi cielo?

Elisa dejó tres mojitos encima de la mesa y una parte del líquido, de un color verde profundo, se derramó en la área. Me viré para agarrar una servilleta y me percaté de que para los dueños de este antro caribeño, unos tristes trozos de celofán eran un lujo insignificante del que había que prescindir. La pequeña nariz de Hannah se arrugó en el momento en que rozó el vidrio mojado con el dedo. Era extraño verla en ese ámbito, estimando que parecía un individuo angelical y también inocente recién caída del cielo; No me extrañaría que el día menos aguardado lo dejase con ciertas alas de la espalda. Podría decirse que la hazaña mucho más dañina que logró fue conocer a un amigo que vivía en Brooklyn. Ella contaba ese hecho en el momento en que se encontraba un tanto perpleja, sus ojos relucían de emoción, tal y como si hubiese escapado ese día de una banda de narcotraficantes armada con múltiples AK-47. No obstante, eso sucedió hace unos años. Transcurrido un tiempo, los tres habíamos cambiado bastante y, pese a nuestras diferencias, proseguíamos siendo enormes amigos. En honor a la verdad, se encontraba convencido de que el auténtico misterio de nuestra durable amistad era que éramos tan distintas. No podía meditar en ninguna otra teoría válida. Habían pasado 2 noches desde el momento en que llegamos a California. Siempre y en todo momento deseé vivir allí en algún instante, y si bien mi trabajo en la editorial me impedía cumplir ese propósito, veinte días de vacaciones al sol con mis 2 mejores amigas fue considerablemente más de lo que aguardaba. Más allá de que yo era bastante mayor —¡sabía que el desenlace se encontraba cerca, por el hecho de que en unos años cruzaría la barrera de los treinta!—, a lo largo de esos días volví a sentirme tal y como si tuviese quince años. Como un viaje de amigos unidos. Como, somos espectaculares. Como... bueno, pienso que comprendes lo que trato de decir. Elisa planeó llevar a cabo ese viaje, aduciendo que se encontraba nerviosísima por la inminente boda -que se llevaría a cabo en el mes de septiembre- y que precisaba tomarse un tiempo para sí, antes de empezar una exclusiva etapa de su historia. No protesté pues, tras todo, solamente que mi trabajo me anudaba a Novedosa York y tenía en mente pasar las fiestas acostado en cama, comiendo helado y revueltos de EJ's Luncheonette y estoy observando atracones nuevamente, y por cuarto hora. Constantemente - la serie Friends. Hannah debió charlar con sus progenitores sobre su plan de vacaciones en California, más allá de que tenía veintisiete años y reventó hace cientos y cientos de años, mudándose a un almacén en la avenida mucho más recorrida de Novedosa York. Los controles parentales millonarios probablemente asimismo tenían sus problemas. Bueno, lo que digo pienso que son multimillonarios con , o multimillonarios. Deberías buscar las diferencias entre esos términos en un diccionario, si bien la iniciativa primordial está clara: pasta bastante para tirarte en cama desviste y tirar billetes verdes al aire como una escena de película miserable tras cenar. "Es un tanto fuerte", tosió Hannah, dejando el mojito encima de la mesa. -¡No afirmes estupideces! Elisa agitó una mano hacia arriba, habiendo bebido prácticamente la mitad de su bebida de un trago. Me chifla el toque mentolado. Hannah arrugó su pequeña nariz otra vez —era el único ademán travieso que se dejaba realizar, pese a los usuales encomios de su madre— y buscó en su bolso hasta el momento en que sacó un folleto turístico y lo puso de manera cuidadosa en frente de él. nosotros. ―Creí que podríamos proceder a la playa mañana, ¿qué te semeja? Sus uñas, pintadas con esmalte rosa refulgente, hicieron click en la imagen ideal del folleto. Supuestamente, las playas en frente de nuestro bungaló son las mejores playas de toda la región. -¡Sí! ¡Deseo tomar el sol pues no hay un mañana! exclamé. -¡De ​​ninguna forma! Adquiriremos un paraguas. Hannah me miró fijamente. ¿Sabes lo dañino que es el sol para la piel? ¿Deseas tener muchas máculas a los treinta años? Asentí y Elisa se rió. En el momento en que su móvil comenzó a sonar, se excusó enseñando que era Colin y abandonó el local. De todos modos, siempre y en todo momento fue Colin, su fantástico y también increíble prometido. Elisa tuvo la fortuna de hallarse con el único prototipo masculino aceptable que queda sobre la faz de la tierra. Tenía la promesa de que próximamente se levantarían, extendiendo una exclusiva raza de hombres idóneos, pero en el momento en que eso sucediese, me > y yo tendría máculas cobrizos en la piel si Hannah no proseguía el consejo. -¿Qué piensas? Hannah cepilló delicadamente ciertos mechones de su sedoso pelo rubio. Descarté aceptarlo en voz alta. "Si no deseas un mojito, puedo proceder a traerte algo mucho más". Hannah no precisaba decir lo apocada que se sentía en este concurrido centro turístico caribeño. Su aventura en Brooklyn probablemente terminaba de transformarse en una saga, cuya segunda parte se titulaba . -¿Lo harias? Sus ojos azules se agrandaron. Asenti. - ¡Gracias Emma! Sacó su billetera de su bolso, pero rechacé su oferta. Voy a tener San Francisco. "Enorme." Terminé lo que quedaba de mi mojito de un trago. ¡Qué 2 personas! Eché mi silla hacia atrás para ponerme parado torpemente y traté de abrirme paso entre la multitud. Jamás había estado en un pub como ese, ni remotamente semejante. En Novedosa York los locales eran complejos y si bien había toda clase de gente —¿por qué razón engañar?— podía decir que el noventa y nueve por ciento de los clientes del servicio iban vestidos comunmente. Esos pequeños datos no semejan ser una necesidad en California. Había varios pequeños sin camisa y jóvenes en biquini. Las que no empleaban traje de baño empleaban shorts de mezclilla o cinturones enanos que empleaban como faldas. De fondo era música caribeña -no sabría decir si era salsa, bachata o algo semejante- y también incontables cuerpos sudorosos se movían al mismo ritmo, rozándose unos contra otros. El ámbito se encontraba lleno de sexo. En verdad, a la vera de esos jovenes salvajes, por el momento no me sentía como una quinceañera, sino más bien mucho más como una hormiga a puntito de cumplirlos. patearla. Mi joven homólogo terminaba de ser salvajemente ejecutado. Respiré hondo mientras que empujaba a otra chavala semidesnuda fuera de mi sendero y me dirigía a la barra. Eso era ese rincón, la necesidad de realizar malabarismos para lograr soliciar un trago. No, los camareros no se aproximaron a tu mesa con una libreta y te atendieron con amabilidad; Eran los clientes del servicio los que debían hallar -no sé de qué manera, dicen- que entre los morenos camareros te prestara atención un segundo de su hermoso tiempo. Mientras que se encontraba parado en la barra, mis antebrazos descansando sobre la área de madera obscura, me pregunté si Elisa había terminado la charla telefónica con su fantástico novio. No se encontraba segura de que Hannah pudiese subsistir sola en este sitio durante más de cinco minutos. "¿Qué te coloco, hermosa?" Un mesero, que proseguía mejorando unos diez mojitos al unísono, solicitó poner los vasos en la barra en una extendida línea recta. Lo miré asombrado. Deseo decir, comprendí que los hombres no podían llevar a cabo mucho más de 2 cosas al tiempo, pero ese espécimen me hablaba... mientras que movía las manos... Wow. Asombroso. Seguramente habría hecho un máster de hostelería o algo semejante. “2 San Francisco. "Rápidamente", respondió ella mientras que tomaba mucho más vasos del estante. Continué quietísimo, tal y como si fuera una estatua de hielo, ciego a la multitud de personas que brincaban y bailaban con entusiasmo tras mí. ¿Se irían todos si cerraba los ojos y contaba hasta diez? Precisamente no, en tanto que alguien se encontraba tocándome el trasero. Lancé y golpeé la mano del entrometido. Un niño, que tenía el pelo muy rubio, sonrió y se tambaleó hacia un lado, sin dejar de mirarme. -¿Qué piensas que haces?

El desarrollo de escritura

¿Y de qué manera es ese instante en el momento en que te encaras a la página en blanco?

Entre novelas necesito unos meses de reposo mientras que maduro la próxima iniciativa. Comunmente en el momento en que te sientas a redactar tienes un concepto, pero pienso que cada novela que pasa es mucho más bien difícil pues no deseas realizar nada "peor" que la previo y andas bajo algo de presión.

Biografía:

Ariana Godoy es autora de My Wattpad Love y autora de la antología Piensa. Desde el instante en que empezó Wattpad, ha juntado mucho más de 705.000 suscriptores. Su libro Through My Window fué leído mucho más de 63 millones de ocasiones en la creciente interfaz.

Ariana es originaria de Venezuela y sigue escribiendo desde su pequeño departamento en Carolina del Norte, EE. UU. Le agrada leer y le agrada tomar café.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir