¿Dónde hay más hombres solteros?

¿Qué es el single 50?

Ahora era primavera, un día soleado con una media de 25 grados en la mayoría del país. Paseábamos cerca y pensé "este es el instante". Da igual que no fuese el mágico paisaje invernal cubierto de blanco, todavía intentando de escalar por último a las montañas mucho más altas del conjunto de naciones portugués. .

Anaïs Taracena

  • Conocí a Elías por medio de su hermano David Barahona en el momento en que filmé mi primer corto De tripas corazón con David. El corto hay que al exilio. David y yo éramos muy próximos y él compartió conmigo el libro El aprendiz del topo.
  • La amistad de Elías empezó a inicios de 2012, en el momento en que llegué y le entregué una copia del corto y el VHS que me entregó un cineasta italiano en el que testificaba a lo largo de 2 minutos. Elías jamás había visto esas imágenes y fuimos a digitalizar el VHS a la Cinemateca Nacional que yo no conocía.
  • Me radiqué en la localidad de Guatemala en 2013. Ahora éramos amigos y le planteé a Élis que filmara nuestras diálogos como una manera de registro. Un día me solicitó que filmara su testimonio en el juicio por el incendio de la embajada de españa. Llegamos a Rafa González y Mapi Godoy. Estuvo enfermo a lo largo de unos meses y murió 18 días una vez que lo entrevisté. Su muerte me sorprendió, sabía que deseaba contar su crónica.
  • Redactar la voz implicó un desarrollo de escritura de guion. Me grabé, edité la voz y se la envié al editor. Pero se convirtió hasta el último día. Pues la voz asimismo tiene ritmo y está muy relacionada al montaje y al diseño sonoro.
  • Varios ficheros sobre la historia moderna de Guatemala se perdieron, destruido, confiscado en el allanamiento de la policía, descompuesto o en ciertos casos aún están ocultos por personas que no desean que esos ficheros salgan a la luz. Esa es otra consecuencia de la guerra.

    Asimismo imágenes desperdigadas de Guatemala en instituciones de otros países, pero se debe tener elementos y tiempo para buscar y abonar los derechos de imagen.

  • Para mí es una situación política emplear y enseñar esas imágenes que están pues mi generación y la generación mucho más joven no las vió.
  • La crónica de El Topo no es solo la crónica de Elías Barahona, sino más bien la de otros muchos. Más allá de que hay bastante mal en estas historias de vida, son muy humanas, con sus complejidades y contradicciones, pero repletas de dignidad, de resistencia, de situaciones asumidas.
  • Asimismo hay un deseo de tener diálogos con la generación de nuestros progenitores, pero es para ofrecerle esa historia subjetiva a ese sitio.
  • Deseaba andar el espacio y la imaginación de los recuerdos personales con todas y cada una de las contradicciones y complejidades que ello supone.
  • En este momento estoy finalizando la postproducción del corto Tras la vida. Y comenzando a investigar mi nuevo extenso film El palpitar de los volcanes.
  • Conocí la crónica de Elías Barahona en el momento en que se encontraba grabando La Isla. Anaïs y yo no nos conocíamos de nada, le sugirieron mi nombre y salió me busca en mi casa.
  • Mi aporte a la película fue hacia la fotografía y la narrativa visual, apoyando asimismo a Anaïs pues era su primera película. Fue grabado con un aparato muy básico y conseguimos que funcionara.
  • Salvamos todas y cada una esas cosas del pasado, de los silencios que hay en los muros de Guatemala y prosiguen ahí, y si bien semejan olvidados, de todos modos no se olvidan.
  • Me agrada tener imágenes; plantarme en un espacio y comprender la verdad desde verla con mi cámara, y con esa situación poder contar el tema que trato. Pienso que si las canciones no me conmovieran no lo haría.
  • Cada vez son mucho más las mujeres que nos cuentan historias y uno de mis objetivos es que cada vez contemos las cosas con mucho más calidad. Lo más esencial para mí es ser cómplice de otras mujeres para continuar contando buenas historias.
  • Las cosas que se cuentan frecuentemente no son ni agradables ni simples. Es una situación fuerte la que vivieron en ese instante. En el final, nuestra generación tuvo el privilegio de poder expresarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir