¿Qué significa tirar la sal en Turquía?

¿Por qué razón los turcos toman tanto té?

TRADICIÓN Y PRESIDENTES: PODEMOS CONOCER LOS DESTINOS DE TURQUÍA

Este increíble destino está marcado por tradiciones, prácticas y supercherías que hay ya hace siglos y han de ser respetadas por la multitud del sitio y una cantidad enorme de personas en él. los extranjeros pisan todos los días las tierras turcas.

Diviértete con la gastronomía turca

Pescados, aceitunas, frutos secos, café... Hay una extensa selección de alimentos que definen la gastronomía turca. Si bien el plato omnipresente que vas a encontrar en todos y cada uno de los sitios de comidas es el popular kebab, carne asada con verduras y/o patatas. La salsa de iogur o youghourt líquido (Ayran) acompaña todas y cada una de las comidas y es primordial en las comidas turcas.

Los mezzes (o tapas), los sarma, son hojas de parra rellenas de arroz o carne. Pero no puedes regresar de Turquía sin evaluar los conocidos baklavas, el postre habitual, consistente en hojaldre, pistachos (o almendras) bañados en miel. O lokum, otro dulce cortado en cuadros y elaborado a partir de azúcar, harina, pistachos, almendras o nueces. ¡Exquisito!

Los orígenes de la superstición

Como afirmábamos en productos precedentes, la sal fué un producto fundamental durante la historia. A lo largo del citado Imperio De roma, sin ir más allá, la sal marina creó una ruta desde las minas de salitre de Ostia, localidad ubicada en la antigüedad en la desembocadura del río Tíber, y nuestra Roma. La llamada Vía Salaria, cuya construcción se remonta a unos cinco siglos antes de Cristo, recorría 242 km entre la ciudad más importante y la costa adriática y su paseo se encontraba custodiado por soldados a los que se pagaba una parte de su recompensa en sal (famosa como salarium argentum). ).

Es simple para nosotros comprender por el prominente valor de la sal que se consideraba prácticamente una catástrofe que cayese al suelo en el transcurso de un trueque o trueque, pensamiento de mala suerte para quien vertía la sal. Tesoro hermoso. Y, lamentablemente, la sal es imposible juntar del suelo tan de forma fácil como se puede juntar un puñado de monedas de oro.

INGRESOS

La entrada a Pamukkale y Hierápolis cuesta 20 TL (11 USD) y mucho más 3 TL (1,60 USD) para el Museo Arqueológico de Hierápolis. Se tienen la posibilidad de obtener en el instante o no se incluirán en su paseo. Para mucho más información, acceda a la página de BKG, la compañía que administra museos y atracciones turísticas en Turquía.

No ve el verano (entre junio y septiembre), el calor es agobiante, pero los días están prácticamente despejados. En cambio, en invierno (entre diciembre y marzo), o el frío profundo puede lograr que la visita sea un tanto incómoda. Si escoges la temporada mucho más calurosa, procura ir en los meses de mayo, junio y septiembre, en el momento en que el sitio está un tanto mucho más vacío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir